De James Vincent para TheVerge
18 de Enero de 2016

En tanto a supervivencia en el mundo animal, ninguna especia supera a la Tardígrada. Estas creaturas microscopias de ocho patas, también llamadas “osos de agua”,

son el animal más resistente en existencia, capaz de sobrevivir temperaturas extremas, gran presión, radiación, e incluso el vacío del espacio exterior. Su más reciente record de supervivencia ha sido documentado por crio biólogos de Japón, quienes han logrado resucitar un tardígrado congelado por más de 30 años. Con un record previo de sobrevivir 9 años de congelación, el espécimen recientemente despertado logro reproducirse; habiendo puesto 19 huevos, de los cuales 14 nacieron.

Los osos de agua lograron sobrevivir este periodo en el congelador gracias a un proceso conocido como Criptobiosis. Un estado de hibernación extrema comúnmente usada por microorganismos para sobrevivir ambientes nocivos, como uno carente de agua, o aire. En el caso de las tardígradas, el metabolismo de la creatura se alentar a menos de 0.01% de su ritmo común. Suelta casi toda el agua de su cuerpo y se reduce a una forma similar a la de un pequeño barril indestructible. Se teoriza que algunas especies de tardígrados pueden reemplazar el agua con glicerol o azucares cristalinas. Deshacerse del agua en esencial para su supervivencia, ya que al congelarse dentro del cuerpo causa daño a sus células

Estas tardígradas fueron originalmente recogidas en Noviembre de 1983 de musgo en la Antártida oriental. Las muestras fueron guardadas a una temperatura de −20 °C y se les permitió deshelar en un periodo de varios días de Mayo en 2015. Aunque había algunas tardígradas fallecidas en el musgo, dos de las tardígradas fueron encontradas en estado de barril y denominadas S.B.1 y S.B.2, siglas con el significado Sleeping Beauty, ósea Bella Durmiente. Estas fueron colocadas en una placa de cultivo, sumergidas en agua mineral, y se les permitió pasar la noche.

Como puedes esperar, las tardígradas despertaron muy, muy lentamente. Imagina despertar después de 31 años de hibernación, no a una taza de café caliente, sino agua y algas para desayunar. Tal descrito por los científicos del Instituto Nacional de Investigación Polar de Tokio, o NIPR por sus siglas en inglés, el proceso es el siguiente:

“Bella Durmiente-1 mostro un pequeño movimiento en su 4to par de piernas desde el primer día después de ser rehidratada. Este progresó a retorcer el cuerpo desde el quinto día así como mover los primeros dos pares de piernas, aunque los movimientos seguían lentos. Después de mostrar intentos de levantarse en el día 6, S.B.-1 empezó a arrastrarse sobre el pocillo de cultivo en el día 9, para finalmente en el día 13, comenzar a alimentarse con las algas.”

Después de casi dos semanas, SB-1 empezó a desarrollar huevecillos en el día 21, y para el día 45, los había depositado en 5 camadas. Desafortunadamente, SB-2 no tuvo tanta fortuna. Se empezó a mover al igual que SB-1, pero dejo de comer después de la segunda semana y falleció en el día 20. Uno de los huevecillos conseguido originalmente del musgo también sobrevivió, liberando de su cascaron a un tardígrada completamente funcional en el día 6, el cual, ocho días más tarde, puso sus propios huevecillos. Esta especie simplemente no se rinde.

“Es nuestro objetivo descubrir sus mecanismos de supervivencia a largo-plazo” aseguraron los científicos.
Este estudio nos ayudará a entender como las tardígradas pueden sobrevivir condiciones tan extremas, “Queremos descubrir como reparan daño a su propio ADN”, concluyó Megumu Tsujimoto, una investigadora postdoctoral en el NIPR, hablando con el periódico The Asahi Shimbun.

Algunos investigadores sugieren que los tardígrados pueden copias habilidades del ADN de otras creaturas. Una teoría es que su estado de barril se da cuando el ADN es dañado, y al recuperarse, incorporan genes de las bacterias y plantas. A pesar de nuestras investigaciones, aún no estamos absolutamente seguros de todos los secretos de los tardígrados, pero la investigación aun continua.

Fuente:
Publicado por James Vincent
Scientists revive microscopic water bears after 30 years of deep freeze
TheVerge
18 de Enero de 2016

http://www.theverge.com/2016/1/18/10785002/water-bear-tardigrade-frozen-30-years-reproduction

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.